5.8.13

Flores de plástico.

Estos últimos días de julio y primeros de agosto no he parado de ir de un pueblo a otro, he disfrutado de unos días con mi amor en su pueblito y su familia. Y no me he aburrido en absoluto, si no estábamos en la piscina estábamos ideando qué hacer con unas tuberías de pvc, jugando con las mascotas, echándonos unas partidas a cualquier juego de mesa, tomando el sol, padel... Vamos, un no parar. Pero por si fuera poco también disfruto cada vez que puedo de la tierra de mi padre, Chapinería, "mi pueblo". Me encanta pasar rato con mi abuela, mis tíos, mis primos... Y probé por fin mi "nueva" bicicleta de la que tardé poco en caerme al suelo, ya que el sillín estaba altísimo. La única pega que le pongo a estos días tan chulos y tan increíbles que he pasado es el salir a la terraza de la yaya y ver a lo lejos un incendio cada dos por tres. Toda la zona ha sido quemada y sigue siéndolo, el sábado sin ir más lejos, de vuelta a Madrid pasamos cerca de cuatro incendios, y qué lástima. Zonas tan bonitas y con tanta riqueza natural como aquellas quemándose, es una tristeza.

Para todas estas actividades (y después de mi desahogo contra la quema de bosques "porquesí"), necesitaba estar cómoda ya que todo el día se convertía en un no parar para mí y para todos aquellos que seguían mi ritmo. Así que me decidí por ropita muy básica y con algún toque que resaltara mi personalidad y lo convirtiera en algo más especial. En estas fotos me acompañan: camiseta de H&M remetida por dentro (de vez en cuando), shorts Levi's, sandalias Zara, reloj Casio, cinturón Primark y la gargantilla es un regalo de mamá que le quita un poco la simplicidad al look.

You follow me?
Bloglovin / Twitter / Facebook / Instagram / Pinterest / Fashiolista


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...