13.1.13

días de invierno, amarillos.

Fríos días últimamente, muchos paseos y planes diferentes. Comodidad. Y uno de mis imprescindibles este invierno ha sido una chaqueta de punto grueso que me regalaron mis abuelos hace tres cumpleaños, me quedaba por las rodillas, ahora le doy mucho uso. Parece que no, pero abriga bastante. Acompañada de unos pitillo en estampado de camuflaje de Primark, una fina blusa de Zara, camiseta básica de H&M, mis inseparables Superga negras, calcetines de Calzedonia, cinturón de Zara y cuello de Primark en color calabaza, como el suelo de hojas que cubre los parques. Para el día a día.
Aunque no puedo dejar de mencionar el bolso. Es un bolso especial, y no por su apariencia, es vintage. Vintage de verdad, de mi familia, de hace muchos años. Y desde hace poco que está en mis manos. Me transmite mucha ternura ya que no soy la primera que lo posee, y habrá contenido cantidad de cosas impensables, y habrá estado en lugares increíbles, diversos e inolvidables para el que los haya vivido. Ahora es mío, y vivirá un poco de mi historia también.

¡Puedes seguirme vía twitter y conocer un poco más de mí!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...